El Partenón Griego y sus Características | Templo de Atenea 🥇

0
templo consagrado a la protectora de Atenas

El Partenón, es un templo consagrado a la protectora de Atenas "Atenea Partenos", y uno de los principales templos dóricos(el más antiguo y simple de los órdenes arquitectónicos clásicos), algo poco frecuente. 

Fue construido todo de mármol blanco del proveniente del Monte Pentélico que se encuentra situado al noreste de Atenas, y cubierto con tejas de mármol proveniente de la isla de Paros, que aún se conservan. Fue construido entre los años 447 a. C. y 432 a. C. en la Acrópolis de Atenas.

Es el monumento más antiguo de la arquitectura griega, ubicado en la acrópolis, levantado por orden de Pericles, una increíble obra de arquitectos como Ictino y Calícrates, bajo la supervisión de Fidias. Fue levantado sobre tres gradas, las dimensiones aproximadas del edificio son de 69,5 metros de largo, por 30,9 de anchura, con columnas que alcanzan los 10,4 metros de altura. Su costo fue de 10 talentos de plata, eso equivaldría a unos 270 kg de plata o a 1,000 dracmas, (monedas de plata de la época).

El Partenón tiene 228 pies de largo, 101 pies de ancho y 60 pies de alto. Pero ¿Cuantas columnas tiene el partenón? Tiene 17 columnas exteriores en los lados norte y sur y ocho columnas en cada extremo. Cubre un área aproximadamente la mitad del tamaño de un campo de fútbol. Las 46 columnas exteriores tienen 11 metros de altura. 

La estructura principal está echa de piedra caliza y mármol. Un friso de 170 metros una vez envuelto alrededor de la parte superior de la pared exterior. Falta el techo y hay existen varias historias de cómo sucedió esto.

En el siglo VI d. C., el Partenón se convirtió en una iglesia cristiana. Después de la conquista otomana, se convierte en una mezquita a inicios de la década de 1460, con su minarete. El 26 de septiembre de 1687, un depósito de munición turco en el interior del edificio estalla por causa del bombardo veneciano. 

La explosión resultante daña severamente el conjunto y sus esculturas. En el año 1806, Thomas Bruce, conde de Elgin, adquiere algunas de las esculturas superviventes, con el visto bueno de los otomanos, aunque causando daños a otros elementos durante la extracción de las mismas. Estas esculturas, conocidas como los Mármoles de Elgin o los Mármoles del Partenón, se vendieron en 1816 al Museo Británico de Londres, donde están expuestos actualmente.

Junto con el resto del conjunto que conforma la acrópolis, el Partenón fue declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en 1987.



El estilo artístico y la estructura del Partenón

Este templo griego ha sido considerado un canon de la arquitectura clásica antigua, lo que explica por qué, a lo largo de la historia del arte, el Partenón se ha convertido en una referencia evidente y definitiva del modelo de modernidad, de estructura clásica, con simetría y orden.

La estructura del Partenón esta compuesta de una base rectangular en la que se colocan 17 columnas a lo largo de su longitud, 8 de estas colocadas de forma transversal. Las columnas se repiten por ambos lados y en su interior se encuentra ubicado el altar dedicado a la diosa Atenea, que también había incorporado una imagen escultórica de enorme altura.

La cubierta era de forma triangular y, en el exterior, el Partenón tenía un sinfín de frisos y decoraciones en la parte superior de su fachada que simbolizaban las historias y los personajes míticos, así como los triunfos y las glorias atenienses. 


¿Qué es la Acrópolis? 

Se denomino el nombre de acrópolis a la enorme roca sobre la que se edificó el Partenón. Anclada por enormes muros y rodeada por un bosque de ruinas sin montar, la Acrópolis se levanta en Atenas como un Monte Olimpo en miniatura. Un importante sitio secular y sagrado, era el hogar del tesoro de la ciudad, así como de los templos para ritos religiosos y sacrificios. 

Las cuevas cerca de un manantial natural en el lado norte de la Acrópolis han permanecido habitadas desde el Neolítico y los muros en forma de fortaleza alrededor de la Acrópolis fueron construidos por los micénicos para proteger un palacio que habían erigido en la cima. Este fue reemplazado por un templo griego dedicado a Poseidón y Atenea que fue destruido en el 480 A.C. cuando toda la ciudad de Atenas fue quemada por el ejército persa de Xeres. En la Edad de Oro de Grecia las cuevas contenían un santuario a Pan y otros dioses. 

Desde la Acrópolis, es fácil ver por qué esta abrupta y escarpada roca fue elegida como la primera ciudadela de la antigua Atenas: es un magnífico sitio defensivo natural. Una vez fortificada, era virtualmente inexpugnable, aunque las defensas se veían obstaculizadas por la falta de agua en la Acrópolis. Aun así, la Acrópolis era un hogar adecuado para la diosa guerrera virgen, Atenea. 

Muchos de los templos construidos en la Acrópolis fueron santuarios de Atenea, como lo es el Partenón que permanece hoy en día. Su predecesor, el enorme Hekatompedon de Peisistratus, estaba situado ligeramente al norte del Partenón, al lado del actual Erechtheion. El Hekatompedon (también conocido como el "Viejo Templo de Atenea"), fue quemado en el saco persa de Atenas en el 480 A.C. 


La arquitectura del Partenón 

Diseñado por los arquitectos griegos Ictino y Calidratos, el Partenón es impresionante no tanto por su tamaño general, sino por la sensación de amplitud y altura creada por la arquitectura, que de otra manera es masiva y presagiadora. 

Los arcos no se perfeccionaron hasta la época romana y la arquitectura griega dependía de un gran número de gruesas columnas para sostener una estructura. Las columnas dóricas del Partenón son en efecto monolíticas, pero están espaciadas de tal manera que el edificio no parece tan pesado como podría haber sido. 

Las columnas son ligeramente curvadas y se abultan en la parte superior para crear la ilusión óptica de una simetría recta y perfecta. Las columnas rectas se ven como si fueran delgadas, y por lo tanto frágiles. El hecho de que se inclinen ligeramente hacia adentro y el suelo esté ligeramente inclinado no sólo ayudó a aliviar parte de la carga del techo, también le dio a la estructura la pretensión de que estaba alcanzando un pináculo. La atmósfera del espacio se incrementa por el hecho de que no tiene techo y muchas de las columnas se han caído. 

El Partenón posee una columnata exterior con 8 columnas dóricas en los extremos, y diecisiete columnas dóricas a lo largo de cada lado. Cada una de estas columnas sobresale ligeramente en el medio, un dispositivo que evita que las columnas masivas se vean sin vida y demasiado regulares. Además, esta protuberancia corrigió la ilusión óptica por la cual las columnas perfectamente rectas parecen ser ligeramente cóncavas. 

Según el Museo de Historia de Canadá: "El Partenón es un templo dórico, que artísticamente incorporó características jónicas seleccionadas para producir un edificio que muchos, incluyendo algunos de los mejores arquitectos del mundo, han llamado perfecto"

El estilo Dórico utiliza columnas más gruesas y tiene un aspecto más masivo que el estilo Jónico. Esta puede haber sido una elección inspirada políticamente por Pericles, uniendo simbólicamente a los griegos de origen dórico y jónico en un edificio trascendente. 

El Partenón está clasificado entre los templos periféricos, es decir, que el perímetro de la estructura está definido por columnas, que en este caso son ocho en los extremos estrechos y diecisiete en los costados largos, para un total de 46 columnas. En el interior de las columnas exteriores hay una plataforma de piedra elevada. 

Está sosteniendo por paredes del piso al techo de una habitación parecida a una caja de zapatos llamada Cella o Naos. En los templos tradicionales es una habitación individual, pero en el caso del Partenón, la Cella ha sido dividida en dos habitaciones. 

La mayor de ellas era una enorme estatua de Atenea en pie, que descansaba sobre una losa de soporte. Frente a la estatua, una piscina reflectante. En la habitación más pequeña, con las cuatro columnas interiores, se guardaba el tesoro del estado, incluyendo los regalos en efectivo a la deidad. El conjunto de columnas interiores fue necesario para sostener el techo que, como el resto del edificio, estaba echo de mármol. 


Adornos y características del Partenón 

El propio templo estaba adornado con esculturas, de una calidad nunca antes, y desde entonces nunca, igualada. Las metopas fueron esculpidas con escenas de la guerra de Troya, y de las batallas de los atenienses y las amazonas, los lapitas y los centauros, y los dioses y los gigantes. Además, un friso esculpido sobre los muros del templo representaba la gran procesión panathenaica. 

En esta celebración anual, los jóvenes y doncellas atenienses acompañaron la nueva túnica de la estatua de Atenea desde Eleusis hasta la misma Acrópolis. Los jóvenes a caballo, las doncellas, los oxeri de sacrificio y los propios dioses fueron representados y pueden verse hoy en día, pero no en Atenas. 

Las esculturas, conocidas como los Mármoles de Elgin, están a la vista en Londres en el Museo Británico. Unos pocos tallados permanecen en el Partenón, y algunos fragmentos están a la vista en el Museo de la Acrópolis. Además, el Partenón tenía esculturas monumentales en ambos frontales. 

Como Pausanias lo dijo con concisión, "Al entrar en el templo llamado el Partenón, todo en el frontón tiene que ver con el nacimiento de Atenea; el lado más lejano muestra a Poseidón peleando con Atenea por el país". 

Como sabemos, Atenea ganó este concurso produciendo el primer olivo, y los atenienses no escatimaron en honrarla con el mejor templo de Grecia, no obstante, en Atenas siempre fueron prácticos: las insignias de oro que cubrían la gran estatua se diseñaron para que se pudiera retirar para su custodia. En el 480 a.C., los atenienses habían aprendido lo que podía suceder con sus espacios sagrados en el saco persa de la Acrópolis

Hacia el norte del Partenón existe un monumento antiguo de los más bellos, el famoso Erecteon, el cual fue construido en el mismo lugar donde se encuentran Atenea y Poseidón. 

De hecho, algunos dijeron que las marcas del tridente de Poseidón eran claramente visibles en la roca; sea como fuera, durante algunos años ha sido tradicional que un olivo crezca cerca de Erechtheion. 

Desgraciadamente, los visitantes de hoy verán el exquisito templo a través de una pantalla de andamios. Como muchos de los monumentos de la Acrópolis, el Erechtheion está sintiendo los efectos del tiempo y la contaminación urbana, y sus elegantes columnas, las Doncellas Cariátides, han tenido que ser retiradas (y reemplazadas por copias) para su conservación. 

Tal vez te interesen estas entradas

No hay comentarios