Arquitectura contemporánea | Obras, Definición y Características 🥇

0
arquitectura contemporánea

¿Qué es la arquitectura contemporánea?

La arquitectura contemporánea es una forma de construcción que encarna los diferentes estilos de diseño de los edificios a partir de una amplia gama de influencias. La arquitectura contemporánea se distingue de la arquitectura moderna de finales del siglo XX por la inclusión de elementos ecológicos y la creatividad de todo tipo. Además de utilizar diferentes estilos arquitectónicos contemporáneos e influencias, la arquitectura contemporánea utiliza las últimas tecnologías y materiales.

Una de estas técnicas utilizadas en la arquitectura contemporánea en norteamérica es la estructura tubular, que se utiliza para diseñar edificios de alta tecnología que son más fuertes y más altos que la mayoría de los edificios de generaciones anteriores. Gracias al moderno software de diseño y al uso de técnicas como la simulación y el diseño asistido por ordenador, los edificios pueden construirse con gran precisión y rapidez. Los programas de diseño permiten el modelado tridimensional de una estructura antes de su construcción.

La difícil determinación del intervalo de tiempo de las obras pertenecientes a esta definición depende del concepto de "contemporaneidad" que, tanto en la arquitectura como en el arte, la música o el teatro, es cronológicamente dinámico. Toda obra de arquitectura es "contemporánea" cuando se crea. Sólo después de varias décadas y con una perspectiva histórica más amplia, será posible encontrar similitudes formales, conceptuales, tecnológicas o estructurales entre diferentes obras que puedan determinar la definición de una corriente arquitectónica con otro nombre.


Características de la arquitectura contemporánea

Un elemento distintivo de la arquitectura contemporánea es la expresividad de la forma y el diseño. Los edificios incorporan diseños innovadores y creativos que se supone que deben ser notados y apreciados. El sentido estético es muy importante en el diseño de las estructuras. También hay una amplia gama de combinaciones de materiales para resaltar el contraste o la uniformidad.

Un solo edificio podría ser construido usando concreto, vidrio, pantallas de aluminio y una variedad de otros materiales que pueden no ser comunes en los edificios arquitectónicos modernos. El carácter innovador incluye fachadas asimétricas y fachadas cristalinas que cambian de color según la orientación del sol en diferentes momentos del día.

Esta forma de arquitectura contemporánea latinoamericana es dominante en todo el mundo y no es específica de Europa o de los Estados Unidos. En este sentido, el diseño contemporáneo es global, a diferencia de la arquitectura moderna que se concentraba en Europa y Estados Unidos. Hoy en día, hay edificios contemporáneos famosos en China como la Torre de Shanghai, América Latina, el Medio Oriente como el famoso Burj Khalifa en Dubai, el Sydney Opera House en Australia, la Torre CN en Toronto, y muchos otros edificios en el mundo.

Los arquitectos contemporáneos tienen un sentido de desarrollo sostenible. Esto se logra diseñando edificios energéticamente eficientes que utilizan materiales reciclados durante la mayor parte del proceso de construcción. Estos edificios podrían ser alimentados por paneles solares, utilizados como materiales para techos.

La mayoría de los edificios contemporáneos tienen ventanas de gran tamaño que permiten el paso de la mayor cantidad de luz natural posible. Esto no sólo aumenta la asociación con el espacio, sino que también mejora la calidad del aire y minimiza los costos de aire acondicionado.

El hormigón armado es ampliamente utilizado y puede ser utilizado en cualquier forma imaginable para crear edificios inusuales y estéticamente atractivos. Los arquitectos esperan lograr esta forma de diseño al mismo tiempo que se aseguran de que el proyecto global sea económico y cumpla el objetivo previsto.

Historia de la arquitectura contemporánea

Quizás nunca desde finales del siglo XVI en Italia los movimientos contemporáneos en la arquitectura,  habían estado en el umbral de una crisis de este tipo, sujeta a una discusión tan virulenta. A partir de la variedad actual de enfoques de la arquitectura, nos damos cuenta de que la arquitectura moderna tal y como fue concebida hasta ahora, es decir, la sintaxis arquitectónica del siglo XX formo parte del origen de la arquitectura contemporánea, con sus formas blancas, rectangulares y abstractas, sus tejados planos y sus vastas superficies acristaladas, se encuentra ahora al final de su curso, si no totalmente desacreditada.

El llamado estilo "internacional", para confirmar el nombre dado en 1932 por Philip Johnson y Henry Russell Hitchcock como introducción a la arquitectura contemporánea a esta tendencia entonces universal, parece que se está borrando ante un pluralismo sin precedentes de modos de expresión y actitudes.

Mientras que el segundo cuarto del siglo XX estuvo dominado por la obra de los maestros "modernos" Frank Lloyd Wright, Le Corbusier, Mies van der Rohe, Walter Gropius y Alvar Aalto, el tercer cuarto estuvo influenciado en gran medida por aquellos a quienes Philip Drew llamó "la tercera generación de arquitectos modernos", es decir, los nacidos en las tres primeras décadas del siglo, personalidades tan diversas en edad y logros como Jørn Utzon (Dinamarca), Moshe Safdie (Israel), Arata Isozaki (Japón), James Stirling (Inglaterra), Frei Otto (Alemania), John Andrews (Canadá) y Robert Venturi (Estados Unidos).

Alrededor de una década antes, marcaron tendencias de la arquitectura contemporánea y la lista habría sido diferente; ciertamente habría incluido a artistas como Eero Saarinen (Estados Unidos), Kenzo Tange (Japón), Oscar Niemeyer (Brasil) y Aldo Van Eyck (Países Bajos). El hecho de que ambas listas estén incompletas hasta el punto de la iniquidad queda subrayado por la omisión de dos cifras marginales pero omnipresentes: Richard Buckminster Fuller y Louis I. Kahn, cuyas contribuciones personales todavía influyen indirectamente en el curso de la arquitectura en la actualidad.

Influencias del diseño contemporáneo

La mayoría de los elementos de la arquitectura contemporánea provienen del movimiento arquitectónico moderno de principios y mediados del siglo XX. Esto incluye la nitidez de la línea y la limpieza. Sin embargo, la arquitectura contemporánea permite la fluidez de la forma, la creatividad y el uso extensivo de líneas curvas. 

El Museo Guggenheim de Bilbao es un ejemplo clásico de arquitectura contemporánea sustentable. Este edificio fue diseñado por el arquitecto contemporáneo Frank Gehry y utiliza muchos estilos curvilíneos para crear la impresión de movimiento. La piedra caliza, el vidrio y el titanio se utilizan para resaltar la inusual forma de la estructura e incluir los elementos esenciales de un edificio contemporáneo, como la luz natural, los materiales reciclables y el diseño innovador.

Arquitectura contemporánea en México

La Ciudad de México ha sido, desde los años 50, el hogar aventurero de una brillante escuela de arquitectos. El presidente Miguel Alemán (1946-1952), surgido de este serrallo, puso en marcha importantes obras de arquitectura contemporánea latinoamericana que transformaron la capital en una metrópoli moderna.

Desde la Torre Latinoamericana hasta el Paseo de la Reforma, los logros audaces desafían el terreno en movimiento, deslizándose del funcionalismo a la pureza. Pedro Ramírez Vázquez se hizo un nombre con su Museo de Antropología (1964) y su basílica con su provocativo techo (1976).

Pero la figura más famosa de la arquitectura moderna sigue siendo Luis Barragán (1902-1988), el genio de la casa privada, cuya obra combina con éxito los sutiles efectos de luz, la rigurosa geometría y los vibrantes colores del popular México. Construida en 1947, su casa-taller (museo) de Tacubaya, cerca del Parque Chapultepec, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004.

El siglo XXI no parece menos prometedor. Tras la finalización en 2003 de la Torre Mayor, el rascacielos más alto de América Latina (225 m), en el paseo de la Reforma, el nuevo Museo Soumaya de Fernando Romero, con su arquitectura extremadamente atrevida, en la colonia de Polanco, y los logros de Michel Rojkind, Javier Sánchez, Alberto Kalach.

Tal vez te interesen estas entradas

No hay comentarios